ZOOTERAPIA

Parece que los medios de comunicación solo hacen eco e informan de perros que, por la irresponsabilidad de sus dueños, producen heridas e incluso matan algunas personas, hacen que parezca que los perros son un peligro público.

¿Qué pueden pensar y qué concepto pueden tener, de estos animales, las personas que nunca han disfrutado de la compañía de un perro?

El perro como especie lleva miles de años junto al hombre, y siempre le ha acompañado y ayudado en múltiples tareas, y quizá la menos conocida por la gente sea su faceta de terapeuta.

El contacto con animales ha probado ser uno de los métodos más eficaces en la ayuda de personas con afecciones y enfermedades con problemas de motricidad, dificultades mentales o que manifiesten inadaptaciones sociales o alteraciones de conducta. Estos perros, no solo ayudan a recuperar autonomía a una persona con minusvalía física, también aporta cariño, compañía y ejerce de excelente terapeuta con los disminuidos psíquicos.

El simple contacto con un animal, acariciarlo, cuidarlo, darle de comer y hablarle, da sensación de placer y tranquilidad.

Algunos de los animales que se entrenan para realizar estas ayudas son seleccionados cuando son cachorros de unos dos meses de edad, para realizar una serie de pruebas, y evaluar sus aptitudes para el aprendizaje en general, no todos son de raza. Puede ser admitido cualquier perro. Lo importante es que sean tranquilos, hábiles, inteligentes atentos y sacrificados con sus dueños. Otros no tienen grandes adiestramientos, salvo el de acompañar, escuchar y dar cariño.

En UCLA y en el Centro Médico Monte Sinaí en la ciudad de Nueva York, tienen perros que ayudan a la gente a recuperarse de lesiones cerebrales y de la médula espinal. Estos perros fueron entrenados por Therapy Dogs International en Nueva Jersey o por la Delta Society, una organización ubicada en Seattle, Washington. Según Delta 4.500 "asistentes caninos" han ayudado en el tratamiento de 350.000 pacientes en 45 estados.

El rograma de UCLA comenzó en 1994. Hoy en día, son tratados 17.000 pacientes con estas terapias anualmente.


En Japón hay empresas con perros y gatos dentro de las oficinas,. El resultado es un nivel menor de estrés, de las personas que están trabajando en estas empresas.

Perros de los que tenemos pocas noticias, pero que día tras día, son los únicos ojos de los que disponen muchas personas,perros que son los oídos de muchos dueños, perros que entregan todo su afecto a miles de niños con Parálisis Cerebral, Síndrome de Down o Autismo,que pasan sus días con personas mayores en las residencias u hospitales, que arrancan una sonrisa a los pacientes de los centros oncológicos, etc.

Toda una labor de valor incalculable, que para los medios de comunicación de un país que llama "arte" a la tortura de animales, no es objeto de atención.